Actualidad

Los aditivos alimentarios más utilizados

La quimiofobia  generalizada es esa tendencia a pensar que los aditivos químicos son perjudiciales para la salud y que por ello debemos evitar los alimentos que los contienen. Pero es importante saber que no todos los conservantes y aditivos son perjudiciales para la salud  (aunque también los hay) y que la mayoría son fundamentales para preservar los alimentos evitando su deterioro y conservando su sabor.

Algo que se ha hecho a lo largo de la historia, desde el descubrimiento de la técnica del ahumado en la prehistoria hasta la llegada de los aditivos alimentarios en el siglo XVII de la mano de la revolución científica. Los egipcios usaban colorantes para mejorar el aspecto de los alimentos y los romanos los conservaban en salmuera (nitrato potásico) para conservarlos más tiempo evitando que se pudrieran.

¿Cuáles son los aditivos más habituales?

Aquí os dejamos una lista con los aditivos y conservantes alimentarios más utilizados hoy en día y sus principales usos.

-Ácido ascórbico (E300)

Es un antioxidante natural o sintético que se obtiene de forma natural por extracción de frutas y vegetales o de forma sintética por fermentación bacteriana de glucosa seguido por una oxidación química. Se utiliza para impedir que los alimentos se oxiden demasiado rápido al entrar en contacto con el aire y evitan que se queden rancios o se decoloren. Se usan en los alimentos horneados (pan, bollería, etc.), en cereales, en aderezos para ensaladas, en frutas y verduras...

-Nitrito de sodio (E250)

Este conservante contiene sodio, oxígeno y nitrógeno y se utiliza para prevenir bacterias y microbios. Se emplea en productos elaborados como carne, jamón o pescado. También ayuda a prevenir la presencia de la bacteria que causa el botulismo.

-Lecitina (E322)

Es un emulsionante natural. Se obtiene por extracción de la soja, pipas de girasol o yema de huevo. Consigue que el agua y la grasa se mezclen y se mantengan mezclados. Imprescindible para la mayoría de las saldas.

-Aspartamo (E951) y sacarina (954)

Edulcorantes sintéticos. Llegan a ser hasta 500 veces más dulces que el azúcar. La sacarina es el edulcorante más antiguo. Se emplea para endulzar bebidas, yogures y otros productos para diabéticos, en los que es especialmente útil porque resiste al calentamiento y a los medios ácidos que puedan estar presentes en su elaboración.

-Glutamato monosódico (E621)

Potenciador del saber utilizado para realzar el sabor de los alimentos. Se obtiene por fermentación bacteriana de azúcares residuales de origen vegetal o animal. Se utiliza en productos salados (bolsas de 'snacks' y similares) y en muchos platos precocinados de alimentos, especialmente orientales.

-Ácido carmínico (E120) y Curcumina (E100i)

El ácido carmínico es un colorante sintético de color rojo vivo que se obtiene de insectos de la familia de la cochinilla y parásitos de algunas especies de cactus. Se lleva utilizando desde la Edad Media en cosméticos y textiles, pero también en la industria alimenticia, sobre todo en conservas vegetales, mermeladas, productos cárnicos y lácteos, como el yogur y bebidas. La curcumina es un colorante vegetal, que proviene de la cúrcuma, una especia proveniente de India y que tiene un sabor amargo. Se utiliza como colorante en mostazas, sopas y caldos y algunos productos cárnicos, así como mantequillas, quesos y licores.