Actualidad

Productos sin lactosa. ¿Cómo se elaboran?¿Por qué los intolerantes pueden consumirlos?

Proceso de elaboración de productos sin lactosa

El número de personas intolerantes a la lactosa se ha multiplicado en los últimos años, haciendo necesaria una adaptación de los productos alimentarios a sus necesidades. Parece que hay zonas más afectadas que otras por esta intolerancia; pueblos tradicionalmente ganaderos presentan menos casos de intolerancia, puesto que están más acostumbrados a su consumo. La mayor parte de la población mundial adulta presenta un déficit de lactasa, excepto los habitantes en norte y centro Europa.

 

Empresas como la nuestra, Serproquim Food, se encargan de distribuir lactasa, necesaria para poder fabricar productos sin lactosa como queso, yogur o leche. ¿Quieres saber cómo lo hacemos? ¡Vamos a ello!

¿Qué es la lactosa?

La lactosa es un azúcar que se encuentra en la leche de los mamíferos y que también podemos encontrar en muchos alimentos preparados. A su vez, la lactosa se compone de glucosa y galactosa (información extraída de Adilac).

El problema para las personas intolerantes a la lactosa viene de la incapacidad de producir lactasa. Si estás perdido, sigue leyendo; vamos paso a paso.

¿Qué es la lactasa?

La lactasa es una enzima que produce nuestro organismo, y se encuentra en el intestino delgado. Su función es la de hacer la lactosa digerible, separándola en los dos azúcares que la componen: glucosa y la galactosa (debido a que nuestro cuerpo solo es capaz de digerir azúcares simples).

El problema de los intolerantes a la lactosa se produce pues, porque no generan suficiente lactasa o porque la que producen es incapaz de separar correctamente estos azúcares.

¿Cuál es el proceso que se sigue para elaborar productos sin lactosa?

El proceso para hacer la leche digerible para las personas intolerantes consiste en añadir a la leche lactasa, enzima responsable de la descomposición de los azúcares. Así, en el producto resultante la glucosa y la galactosa ya están separadas, y el trabajo que corresponde a nuestro intestino ya está realizado, facilitándole la labor y la digestión y permitiendo el consumo de productos lácteos por parte de personas con déficit de lactasa.

El resultado es un producto más dulce, puesto que estos dos azúcares por separado acentúan su sabor natural.

Propiedades intactas

Este proceso no implica ninguna alteración en las propiedades de la leche. De hecho, el aplicado es un proceso natural, solo que realizado de forma previa al consumo. Así, seguimos teniendo un producto que es fuente de calcio, proteínas y vitaminas con la ventaja añadida de que es apto para todo el mundo. De hecho, muchas personas no intolerantes la consumen debido a que les sienta mejor.